30 años (1980 – 2010)

2010

 

30 AÑOS AL SERVICIO DE LA PASTORAL CULTURAL MERCEDARIA 


Roma, 21 de mayo de 2010

Prot. 01/2010


Carísimos PP. Provinciales,

carísimos hermanos

y amigos de la Merced:

os hago partícipes con gran alegría de que el INSTITUTUM HISTORICUM ORDINIS DE MERCEDE celebra su trigésimo aniversario al servicio de la Merced, de la Iglesia y de la comunidad científica (21 de mayo de 2010). Treinta años pasados en el compromiso de dar a conocer lo mejor posible nuestra historia y nuestra espiritualidad, para valorar y tutelar el patrimonio histórico-artístico de la Merced diseminado por todo el mundo. Pero es también una historia y una espiritualidad de religiosos y laicos que han contribuído generosamente para dar a conocer la presencia de la Merced en el curso de la historia a través de sus escritos y de sus investigaciones, llevada a cabo silenciosamente en tantos y tantos años de pasión por la Merced.

Por tanto, tiempo de memoria y de acción de gracias, tiempo de balance y perspectivas. Pero sobre todo, tiempo de reflexión sobre las actitudes y sobre la “virtud” que hacen del estudio y de la investigación un lugar de encuentro en la alteridad. Una oportunidad más para la Merced en su anuncio de libertad a los hombres de hoy como a aquellos de ayer.

Las últimas cuatro publicaciones son el fruto más reciente del Instituto Histórico de la Merced. Son cuatro motivos más para dar gracias a Dios por todos aquellos que continúan poniendo al servicio de la investigación y del estudio los dones que Dios les ha regalado — compromiso silencioso y generoso, gratuito y profesional — para que la Merced sea patrimonio de la humanidad.

Además, si estas publicaciones nos ayudan a contar con orgullo la riqueza de nuestra historia y espiritualidad y a crecer en el amor a la Merced, para nosotros religiosos,  — comprometidos con el Instituto Histórico — nos recuerdan que nuestro estudio y el largo tiempo dedicado a la investigación son un servicio al hombre, una caridad ecuménica, y al mismo tiempo una experiencia espiritual. Un servicio que es a la vez humilde y elevado, que requiere rigor y esfuerzo; que exige soledad, mas no aislamiento, y a la vez una gran liberalidad y generosidad, pues precisamente el estudio es siempre búsqueda del sentido global, profundización en la verdad que anida en el corazón del hombre, en una dedicación, a veces ingrata, pero que busca el sentido transcendente del infinito.

Todos sabemos lo que significa estudiar y el trabajo y sacrificio que comporta. Pocos, no obstante, reflexionan sobre el papel que el estudio y la investigación desempeñan en la formación del hombre en la sociedad y en la Iglesia, sobre las implicaciones que conlleva y sobre el misterio al que nos abre. La fatiga de nuestro Instituto en hacer historia está en profunda sintonía con la reflexión dasarrollada por Benedicto XVI en el gran discurso pronunciado en París en el Collège des Bernardins, cuando puso de manifiesto la importancia del hecho de formarse alimentándose en las raíces de la cultura europea bajo el signo del Quaerere Deum…, esto es, del Buscar a Dios… en el transcurso del gran acontecimiento cultural del monacato occidental.

Por tanto, creo poder decir en mi nombre y también en el de todos los historiadores de la Orden que, cuando uno se aplica al estudio para buscar la verdad, un compromiso iluminado pide la pobreza del corazón y del espíritu, sin lo cual uno no se puede abrir a la pregunta; pide la humildad que está dispuesta al diálogo, que sabe aceptar la crítica y sabe ponerse en discusión; pide la generosidad que sabe poner al servicio de los otros todo aquello que se ha conquistado con sudor y esfuerzo. Pero no somos nosotros los primeros en darnos cuenta de todo esto. Otros nos han precedido en este itinerario, ya sea en la historia de la Iglesia de ayer, en particular de la Merced, ya sea en la reciente, y han escrito páginas preciosas para subrayar que el saber nunca es fin en sí mismo, ni sólo una vana curiosidad o alarde de ciencia, y mucho menos fuente de ganancias o búsqueda de honores, sino una diaconía que lleva a la edificación del prójimo y al compromiso en la construcción de la misma historia, la de la sociedad en su conjunto, la de la comunidad cristiana y la de la fraternidad mercedaria.

Con estos sentimientos de profunda gratitud y llenos de esperanza queremos celebrar junto a toda la familia mercedaria estos treinta años que el Señor ha regalado a la Merced a través del servicio de tantos religiosos y laicos que han colaborado con el Instituto Histórico.

Dios que ha iniciado su obra la lleve a su término.

  

Stefano Defraia, O. de M.

Director del Instituto Histórico

de la Orden de la Merced

El primer factor para una buena vida familiar es la salud. їQu medicamentos compra la gente de la Web? Al final de esta p'gina, usted tendr' entendimiento b'sico en Comprar Kamagra Oral Jelly. Ciertamente no es todo. Una disfunciуn sexual difusa entre los hombres es la disfunciуn erctil. En nuestra generaciуn mucha gente busca en lnea la palabra clave exacta en Internet. Tambin, considere . En ocasiones, otra enfermedad lata causar impotencia. Tenga en cuenta que el orden de medicamentos de disfunciуn erctil de una empresa desconocida los clientes suelen recibir falsos genricos.