Tesis Doctoral E. Mora 2012

TESIS DOCTORAL E. MORA 2012

 

 

pontificia università gregoriana

roma

 

 

per il conseguimento del dottorato

 

nella facoltà

di storia e beni culturali della chiesa

 

R.P. ENRIQUE MORA GONZÁLEZ

Studentato dei PP. Mercedari

dell’Ordine della Beata Vergine Maria della Mercede

 

difende pubblicamente la dissertazione

 

fe, libertad, frontera:

los rescates de la merced en la españa de felipe ii

redenciones de 1575, 1579 y 1583

 

Moderatore R.P. Prof. fidel gonzález fernández

___________________________________________________________

Mercoledì 20 giugno 2012, ore 16:00 – aula C108

 

El secretario del Institutum Historicum Ordinis de Mercede (= IHOM), Enrique Mora González, defendió su tesis doctoral en la Facultad de Historia y Bienes Culturales de la Iglesia, en la Pontificia Universidad Gregoriana (Roma) el pasado día 20 de junio de 2012. A ella asistieron el Decano de la Facultad, Dr. N. Tanner, el Director del IHOM, Dr. S. Defraia, junto con otros profesores. Además, estuvo acompañado por distintos estudiantes de la Facultad y por los colaboradores del IHOM, así como por el Vicario General de su Orden y varios consejeros de la Curia General, y por varios hermanos de la Provincia Romana de la Merced. La presentación – defensa de su trabajo es la que sigue: 

 

Enrique Mora González

Fe, Libertad, Frontera. Los rescates de la Merced en la España de Felipe II (Redenciones 1575, 1579 y 1583) 

 

Exposición

 

1. Delimitación del argumento

Fe, Libertad, Frontera. Los rescates de la Merced en la España de Felipe II (Redenciones de 1575, 1579 y 1583) es el título que le hemos dado a este trabajo. Un estudio que se adentra en la investigación del significado y alcance de la labor redentora de la orden de la Merced, en su misión específica y carismática de redimir (o rescatar) cautivos de manos del poder musulmán en la España del monarca Felipe II.

En esta investigación hemos marcado con toda claridad las coordenadas temporales y espaciales, así como delimitado también con precisión el sujeto específico de la investigación.

1.1 Delimitación temporal

Las coordenadas temporales son bien precisas: la segunda mitad del reinado de Felipe II (1571-1598). No se trata de una delimitación caprichosa, por el contrario, existen tres razones de peso para esta demarcación temporal.

1. — La primera razón hace referencia al contexto político-social de la cuenca del Mediterráneo. Según la tesis de Braudel, hoy aceptada por toda la historiografía, la victoria cristiana de Lepanto (1571) con la réplica musulmana de la toma de la Goleta y Túnez (1574) marcan el fin y el comienzo de una nueva etapa en la historia del Mediterráneo. A partir de este momento — parafraseando a Braudel — «una guerra sustituye a otra, la guerra oficial se ha trasladado de escenario y lo ha hecho al centro y norte del continente (europeo) dejando en las aguas del Mediterráneo una guerra de guerrillas en la que el corsarismo adquiere un papel absolutamente protagonista y termina convirtiéndose en un mecanismo de supervivencia económico para conjuntos sociales que están en franca dependencia». Por tanto, nos situamos ante una nueva época de la historia del Mediterráneo como frontera beligerante entre el mundo cristiano y el musulmán. A partir de este momento el corso y, como consecuencia, los cautivos y sus rescates adquieren un papel fundamental en esta guerra continua, menor y particular entre ambos mundos.

Por otra parte, como se hace referencia expresa en este trabajo, el hecho de no delimitar con claridad y rigor los límites temporales en la investigación sobre los cautivos y sus rescates en el Mediterráneo da lugar a estudios vagos, generalistas y aproximativos con injustificados anacronismos, algo que queremos evitar.

2. — La segunda razón para esta demarcación temporal es el hecho de la reforma llevada a cabo en la orden de la Merced (también en la de la Santísima Trinidad) bajo el impulso y las directrices de Felipe II tras el concilio tridentino. En 1574, con el capítulo general de la orden mercedaria celebrado en la ciudad de Guadalajara (España), se aprueban los dictámenes de reforma que inaugura una nueva época de la Merced. En esta amplia reforma se encuentra una puntual reglamentación de la misión específica de la orden de la Merced, esto es, su tarea de redimir cautivos cristianos. La fecha de 1574 marca un antes y un después en la historia de las redenciones mercedarias de cautivos.

3. — La tercera razón deriva de las anteriores. A partir de 1574, por imperativo legal y constitucional religioso, nace una nueva y particular fuente en el desarrollo mismo de las redenciones de cautivos llevadas a cabo por los mercedarios de Castilla. Se trata de los libros de cuentas de la redención. Las tres primeras redenciones que llevan a cabo los mercedarios castellanos en esta nueva tesitura son: la de 1575 en Argel y las de 1579 y 1583 en Tetuán.

1.2 Delimitación espacial

Los rescates de cautivos cristianos de manos de los musulmanes son una realidad que abarca el Mediterráneo en su totalidad. No obstante, este estudio, aun teniendo en cuenta esta vasta realidad, centra su atención en las redenciones organizadas desde la Península ibérica y en concreto en las del reino de Castilla. Las razones aquí también son claras y determinantes.

1. — La primera razón es la especial política reformadora de Felipe II a la hora de disciplinar la tarea redentora de los trinitarios y mercedarios del reino de Castilla, corazón de la Monarquía hispánica en este momento. A las redenciones, tanto a las de trinitarios como a las de mercedarios provenientes de Castilla, se les impone la obligación de registrar todos los movimientos económicos de sus redenciones a través de un escribano público, que se nombra para este menester por el Consejo. Se establece así toda una maquinaria burocrática que desembocará en la formación de los libros de cuentas de la redención. 

2. — La segunda razón es consecuencia directa de ésta: los libros de cuentas de la redención constituyen la base y el objeto principal de este estudio. Por tanto, este trabajo se centra en las redenciones nacidas en Castilla.

1.3 Sujeto específico de la investigación

El hecho de rescatar cautivos cristianos es una realidad social, política, económica y religiosa. Según las distintas zonas del Mediterráneo y aún de países europeos atlánticos, esta labor podía llevarse a cabo por distintos medios. Es decir, las distintas sociedades, pueblos o estados cristianos que sufren el ataque y desgaste del corso berberisco crean sus propios mecanismos y organizan el modo de llevar a cabo el rescate a sus cautivos, víctimas éstos de la guerra menor del corso. Una guerra, no obstante, aceptada y sufrida como guerra legítima.

En el caso español, Felipe II aprovechó las tradicionales y medievales órdenes religiosas redentoras (Trinidad y Merced) y encauzó, de un modo preeminente y casi exclusivo, el esfuerzo social, económico y religioso a través de ellas en la necesaria tarea de redimir a los cautivos españoles. Las órdenes de la Santísima Trinidad y de nuestra Señora de la Merced monopolizan, casi con exclusividad, esta tarea a partir de este momento. Este estudio se centra, sin ignorar los otros medios de rescate, en la historia de las redenciones llevadas a cabo por la Merced de Castilla. Por tanto, el objeto específico, dentro de este amplio tema, es la labor redentora de los frailes de la Merced de Castilla en la realidad social, política, económica y religiosa de la segunda mitad del reinado de Felipe II.

Este trabajo se inserta en la cadena de estudios sobre la historia del Mediterráneo, como lugar físico y realidad socio-cultural, del último cuarto del siglo XVI. A través de estas páginas se pretende abrir una nueva ventana por la que el hombre de hoy pueda asomarse a la mentalidad, imaginario y sensibilidad del hombre mediterráneo del finales del siglo XVI. Las palabras fe, libertad y frontera son los tres pilares desde los que podemos reconstruir la sensibilidad religiosa cristiana en el contexto de la confrontación con el mundo islámico. Este trabajo se inserta, por tanto, en una historia de la Iglesia de frontera, que no ha tenido fortuna y ha pasado inadvertida en los grandes manuales de historia eclesiástica. El devenir histórico de las redenciones de cautivos son una parte de la historia eclesiástica, pues es parte de la historia de la sensibilidad y espiritualidad del «nuevo pueblo de Dios», la Iglesia. Las redenciones de cautivos implican oración, limosna y consagración religiosa por una parte, así como heroicidad por parte de los cautivos para mantenerse firmes en la fe y en la esperanza cristianas en un mundo de frontera que invitaba al pragmatismo oportunista religioso y moral, en el que fe y libertad se convierten en moneda de cambio. Por tanto, este trabajo pretende recobrar para las redenciones de cautivos el espacio historiográfico que le pertenece dentro de la historia general de la Iglesia.

2. Método

Este trabajo se ha realizado según el método histórico-crítico. Por ello hemos comenzado con un ambicioso plan de búsqueda de fuentes concernientes al problema de la redención de cautivos de la segunda parte del reinado de Felipe II, es decir la heurística.

En primer lugar, hemos repasado toda la documentación de este segmento temporal de los Consejos de Cruzada, Guerra Antigua y Estado (en sus diversas secciones), custodiada en el Archivo General de Simancas (Valladolid), que hacía referencia al problema que le suponía al Estado de Felipe II la cautividad de sus súbditos. Este trabajo nos ha permitido insertar las redenciones de cautivos llevadas a término por la orden de la Merced dentro del problema estatal que suponían los cautivos para la Monarquía hispánica.

En segundo lugar, hemos reconstruido la colección de los libros de cuentas de la orden de la Merced que se custodiaba en su antiguo Archivo General de Madrid. Para ello hemos repasado el fondo de manuscritos de la Biblioteca Nacional de España, en Madrid. De esta manera hemos podido conocer y saber cual era  la documentación que guardaban los mercedarios sobre su misión redentora.

En tercer lugar, hemos comparado estos libros de cuentas de la Merced con los coetáneos de la orden trinitaria que se custodian hoy en el Archivo Histórico Nacional de España, también en Madrid.

En cuarto lugar, hemos consultado las obras literarias contemporáneas a las redenciones estudiadas que tratan sobre la cuestión de la cautividad. Con ello hemos intentado comprender el imaginario colectivo de la sociedad española del siglo XVI ante el problema de la cautividad.

En quinto lugar, hemos tenido la oportunidad de consultar el Archivo General de Navarra (Pamplona) y el Archivo Histórico Provincial de Málaga. En el primero hemos hallado documentación contemporánea sobre la labor mercedaria de la recogida de limosnas para la redención. En el segundo, hemos encontrado documentación que complementa y reafirma lo que dicen distintas partidas de los libros de cuentas estudiados en este trabajo.

En un segundo paso, hemos hecho un estudio crítico sobre la fuente estudiada, es decir, sobre los libros de cuentas de la redención: estructura; método con el que están redactados; génesis y formación; proceso burocrático; características notariales y descripción codicológica. Este trabajo nos ha permitido comprender en su justa medida la naturaleza de esta fuente y nos ha ofrecido la posibilidad de responder con exactitud a las preguntas que se le pueden hacer a este tipo de documento.

Por último, hemos llegado a la deseada hermenéutica que nos ha permitido exponer la historia y el significado real de estas tres redenciones de cautivos. No obstante, no pensamos haber agotado el tema y las posibles preguntas, que, según las inquietudes de distintos investigadores, puedan hacérsele a estos documentos en un futuro.

3. Contenido y estructura del trabajo

Este estudio consta de dos partes claramente diferenciadas. Por un lado, la edición, en forma de apéndice documental, de los libros de cuentas de las redenciones de 1575, 1579 y 1583. Por otro lado, un estudio introductorio y específico sobre la realidad histórica que traslucen y de la que son consecuencia directa estos libros, esto es, el mundo de frontera mediterráneo de finales del siglo XVI. 

2.1 Edición de fuentes

Por primera vez, con miras a su eminente edición crítica en las colecciones del Instituto histórico de la orden de la Merced, se presentan a la comunidad científica los textos de los tres primeros libros de cuentas de la redención, que son: el de 1575, el de 1579 y el de 1583. Se trata de un amplio y cuidado apéndice documental con el que se anticipa la edición crítica de estos textos inéditos hasta hoy. Es una aportación objetiva a la investigación, más allá de los posibles estudios, interpretaciones y reflexiones que de ellos se puedan realizar. La historia de las redenciones de cautivos adolece, hasta el día de hoy, entre otras cosas, de la edición de fuentes. Esta trabajo pretende abrir un nuevo campo historiográfico y para ello estamos convencidos de que se debe comenzar por la presentación y edición de fuentes.

Los tres libros, que se presentan en esta tesis, encabezan la extensa colección de los libros de cuentas de las redenciones de los mercedarios de Castilla. Se conservaban en el Archivo General de la orden de la Merced, en Madrid, y hoy, a causa de la desamortización liberal del siglo XIX, se encuentran en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid.

A. Naturaleza de estos tres códices y dificultades para su edición

Son tres códices manuscritos que registran de un modo sistemático y oficial las cuentas de estas tres redenciones. Nos situamos, por tanto, ante tres libros que aúnan la naturaleza jurídico-notarial por una parte, con la especificidad de ser, por otro lado, libros sistemáticos de contabilidad.

Estos tres libros son documentos notariales. No obstante, la naturaleza de oficialidad de ellos es más honda y está fundamentada en tres hechos:

1. — Los tres libros son el resultado de un proceso burocrático oficial que se inserta en la realización misma de las redenciones. Todos los movimientos económicos de las redenciones, esto es, acopio del dinero, inversión del capital, gastos de la obra y los rescates son declarados ante un escribano público y asentados por el mismo.

2. — Todos los documentos de los movimientos económicos de las redenciones son presentados, una vez concluida la redención, ante el Consejo de Castilla, quien revisa las cuentas de un modo sistemático, control que está a cargo de uno de sus contadores.

3. — La orden de la Merced, por su parte, concluido este proceso, saca una copia pública y oficial (traslado) de las cuentas oficiales de cada uno de los libros de las cuentas de sus redenciones. Esta copia notarial es la que ha llegado hasta nosotros y la que presentamos en este trabajo.

Con ello, la oficialidad de estos libros está unida de un modo indisoluble a la reconstrucción del estema filológico de la gestación de los mismos. Por tanto, la naturaleza de documento oficial no se la confiere a estos libros sólo el hecho de ser una copia de escribano, sino el completo proceso de su formación.

Por otra parte, se trata de tres libros sistemáticos, es decir, compuestos bajo la técnica de los libros de contabilidad con el sistema de partida doble.

Esta doble característica, esto es, la de ser un documento notarial y un libro de contabilidad al mismo tiempo, hace que estos libros sean un documento de una exclusiva particularidad. Nos hallamos ante un tipo de documento nada común. Podemos afirmar que nos encontramos ante unos libros de contabilidad blindados notarialmente (con rayas, símbolos, rúbricas, y fe notariales en cada una de las partidas y páginas) para que no puedan ser manipulados, en lo más mínimo, por una mano interesada. Hasta hoy no he encontrado la edición crítica de un documento similar. Con lo cual, la presentación de estos textos en esta tesis, así como su proyectada futura edición abre una nueva puerta en el campo histórico-filológico de la edición de fuentes.

La doble naturaleza que encierran en sí estos libros es la clave imprescindible para, en primer lugar, saber interpretarlos y, en segundo lugar, para no traicionarlos en su edición.

B. Crítica textual del apéndice documental

En primer lugar, al tratarse de unos textos manuscritos e inéditos hasta el día de hoy, hemos tenido que fijar el texto. En la transcripción hemos respetado la lengua y grafía del español del siglo XVI sin violentarlo con una modernización anacrónica a la naturaleza del texto.

En segundo lugar, hemos diseñado, sin caer en la tentación de realizar una transcripción paleográfica, una presentación gráfica, con varias numeraciones entre paréntesis angulares y la disposición de los espacios, que ayude al lector a leer y consultar esta fuente. Para ello hemos hecho lo siguiente:

1. — Señalar las distintas partes que componen cada uno de estos libros de cuentas.

2. — En las partes contables, a su vez, hemos numerado en carácter numérico romano y comenzado siempre en nueva página cada una de las distintas cuentas.

3. — En el interior de cada cuenta hemos numerado cada una las distintas partidas que las componen. 

Con esta disposición la consulta y la cita de estos documentos resulta fácil de la siguiente manera: año de la redención, número de la cuenta en romano y número de la partida en caracteres arábigos.

En tercer lugar, hemos reservado la cuarta parte del estudio de introducción, es decir, la parte inmediatamente anterior al apéndice documental, para presentar el estudio histórico-filológico de estos textos. Este estudio está articulado en cinco puntos:

1. — Presentación de los textos, en ella estudiamos la naturaleza jurídico-económica de los mismos.

2. — Exposición de la génesis documental, es decir, la reconstrucción histórico-filológica del proceso de formación de estos textos con la presentación de su estema filológico.

3. — Estudio del proceso administrativo burocrático paralelo a la historia de la formación de estos textos.

4. — Explicación de la estructura interna de cada uno de estos libros.

5. — Descripción codicológica detallada de cada uno de los tres códices.

Esta crítica textual nos ha parecido imprescindible ya que, hasta hoy, no se ha hecho un estudio de los textos en sí, y sólo han sido consultados como una mina de datos a los que se han acercado diversos investigadores con el fin de extraer noticias sin una reflexión sobre la naturaleza, génesis, proceso burocrático, estructura interna y descripción codicológica de esta fuente. Esto, en no pocos casos, ha llevado a errores o a una lectura superficial de estos particulares libros de cuentas.

2.2 Estudio

El estudio que ofrecemos en este trabajo se basa en tres planteamientos fundamentales:

1. — Dar las claves necesarias e imprescindibles para entender la realidad histórica concreta de la que nacen estos libros.

2. — Presentar las preguntas claves que se le deben hacer, según nuestro criterio, a un libro de cuentas oficiales de una redención de cautivos.

3. — Insertar esta fuente como parte de la historia global. Por lo que, se ha pretendido en todo momento superar un corte historiográfico menor de una historia paralela, interna y particular de las órdenes redentoras, en la que la descontextualización y la épica institucional son dos tentaciones en las que se cae con frecuencia.

Con estos tres principios se ha elaborado este estudio con la intención de, en primer lugar, desentrañar el significado de las redenciones de cautivos en la sociedad española de finales del siglo XVI. Por otra parte, se ha querido dilucidar la implicación y el sentido religioso que la Iglesia, por medio de las órdenes redentoras, le confiere a esa obra de misericordia que el Estado le encomienda. También, por otra parte, se ha estudiado el alcance de la reforma tridentina en la misión carismática de la redención de cautivos de la orden de la Merced. Por último, con un estudio detenido de las cuentas de las tres redenciones, se ha pretendido desvelar la otra cara de la moneda que sostiene esta obra de misericordia. Para esto, hemos realizado un estudio con cuatro partes.

I. Primera parte: Cristiandad e Islam frente a frente

Esta primera parte está estructurada sobre tres puntos:

1. — Causa concreta del cautiverio de las personas contenidas en la lista de cautivos rescatados en estas tres redenciones. Para ello hemos estudiado, en primer lugar, la situación política de tensión y frontera concreta del Mediterráneo del último tercio del siglo XVI. Por otra parte, nos hemos sumergido en la realidad del corso como guerra de desgaste y causa principal de esta lista de cautivos.

2. — Problema del cautiverio. En el apartado El cautiverio: una llaga y un reto hemos intentado entrar en el imaginario colectivo del siglo XVI sobre el significado político, religioso y económico del cautiverio desde las dos orillas, es decir, desde la sociedad que lo sufre y en su mano está darle una solución, y desde los baños y mazmorras africanas de Argel y Tetuán en la que a los cautivos, según sus posibilidades sociales, económicas y morales, les toca dar una respuesta a esta situación.

3. — Solución al problema de los hermanos cautivos. Bajo el epígrafe La redención: caridad y deber cristiano hemos estudiado la respuesta a la llaga del cautiverio que dan las distintas sociedades cristianas y en particular la del reino de Castilla en la segunda parte del reinado de Felipe II. Las redenciones de cautivos llevadas a cabo por las órdenes redentoras se van a convertir en el cauce oficial y casi exclusivo para esta obligada respuesta de la sociedad castellana, que es a la vez una respuesta moral-religiosa y política.

II. Segunda parte: La misión de la Merced en una época nueva

Una de las derivaciones de la reforma de la vida religiosa decretada por el concilio de Trento y llevada a cabo, de un modo personal y particular, por Felipe II en sus dominios, va a ser la reforma de la orden de la Merced. La reforma tridentina dirigida y aplicada por el Rey Prudente sobre esta orden marca un hito en la historia de esta institución religiosa. En este apartado nos adentramos en la historia de esta reforma porque es la causa directa del nacimiento de los libros de cuentas de la redenciones que editamos y estudiamos en este trabajo de investigación.

Por tanto, en esta segunda parte nos detenemos, dentro del contexto de la reforma de la orden de la Merced en general, en lo particular que se refiere a la nueva disciplina que se aplica a la obra de redimir cautivos. Los cánones del capítulo general de 1574, que desembocan en el texto reformado de las constituciones de 1588, están en la base del nacimiento de esta fuente y muestran el talante, sentido y manera práctica de realizar la obra de la redención de los cautivos que se asienta, desde este momento, en las partidas de los libros de cuentas. 

III. Tercera parte: Redenciones de 1575, 1579 y 1583

En este tercer apartado intentamos reconstruir la historia concreta de cada una de estas tres redenciones. Partimos del convencimiento, tras haber estudiado estas tres redenciones y haber leído los estudios generalistas, o pretendidamente globales sobre las redenciones de cautivos en la Edad Moderna, de que cada redención en sí misma constituye una historia particular y distinta. Por eso hemos hecho este estudio, pues sólo se podrá llegar a un estudio global en el momento en que se hayan editado y estudiado las fuentes de cada una de las redenciones.

Este estudio lo hemos articulado en ocho puntos, que responden a ocho cuestiones importantes que se le pueden plantear a esta particular fuente de los libros de las cuentas de estas tres redenciones.

1. — ¿En qué medida se puede hablar de espontaneidad carismática en una redención de cautivos llevada a cabo por las órdenes redentoras en la España del último tercio del siglo XVI?

En el primer punto de este apartado titulado Iniciativa y permisos estudiamos el peso específico de la tutela gubernamental y de la caridad carismática de la redenciones de cautivos en esta época. Llegamos a la conclusión de que una redención de cautivos en la segunda parte del reinado de Felipe II es a la par carismática y oficial. De hecho, el elenco de cautivos rescatados viene bajo el epígrafe de los que «se rescataron por horden de su Magestad». 

2. — El dinero es la otra cara de la moneda que sostiene la caridad redentora. Este estudio derriba mitos y nos sitúa ante la verdad de las cuentas de las redenciones. Por eso, la primera pregunta es obligada: ¿de dónde procede el dinero de las redenciones?, ¿quién paga o subvenciona estas redenciones? A esto se va a unir otra cuestión, pues «quien paga, manda». La procedencia del dinero determina la actuación de los frailes redentores a la hora de llevar a cabo los rescates. Por eso, también nos hemos preguntado: ¿qué libertad concede el capital de la redención a los redentores?, ¿se puede hablar de carisma o los redentores son simples ejecutores de un dinero obligado?, ¿en qué medida tiene lugar?

En este trabajo hemos presentado de un modo sistemático los porcentajes, con cuadros y gráficos de la procedencia del dinero, así como, en un paso posterior, lo hemos catalogado en tres categorías según la libertad que confiere: limosnas generales, limosnas con cláusula y adjutorios. De esta manera hemos respondido a todas estas cuestiones en cada una de las tres redenciones. 

3. — Una redención de cautivos a finales del siglo XVI es una empresa compleja. No se trata sólo de recoger unas limosnas y con ellas ir a Argel y Tetuán y rescatar unos pobres cautivos. Las redenciones de cautivos son una empresa económica en las que hay inversiones y ganancias. De hecho, se debe invertir en «mercaderías» dos tercios del capital que la redención cuenta en España para así incrementarlo con la venta de éstas en Berbería.

En un tercer apartado, titulado Un capital en movimiento: caridad y comercio, estudiamos el movimiento económico de las tres redenciones: cantidad que se invierte, en qué se invierte y cuánto se gana en este proceso.

4. — Llevar a cabo una redención de cautivos significa echar a andar toda una maquinaria, es decir, poner en marcha una serie de medios prácticos necesarios para poderla realizar: arrieros, barcos, escuchas, traductores, seguridad, viajes y estancias, entre otros. Todo esto en sí mismo cuesta dinero. Por eso, en cuarto lugar, estudiamos el coste de cada una de las tres redenciones. Hemos estudiado los gastos de la maquinaria de cada una de la tres redenciones y los hemos catalogado en cinco categorías: 1) Los gastos que conllevan la inversión en «mercaderías»; 2) Viajes; 3) Gastos en burocracia e pago de impuestos; 4) Manutención de cautivos rescatados; 5) Espiritualidad y limosnas.

En este punto hemos querido responder a la pregunta: ¿cuánto ha costado llevar a cabo cada una de estas redenciones y qué porcentaje del total del capital redentivo ha significado?

5. — En el quinto epígrafe nos plantemos otras dos cuestiones: ¿cuánto tiempo se necesita para realizar una redención? ¿Qué distancias deben recorrer los redentores en cada una de las redenciones?

Para responder con acierto a estas preguntas nos hemos debido sumergir en la realidad de los caminos de la España del siglo XVI y para ello nos hemos ayudado de la «santa andariega», Teresa de Jesús, contemporánea en viajes a los redentores protagonistas de esta investigación.

En este punto, hemos reconstruido, a través de las cartas de pago, las partidas de gastos por viajes, estancias, alquiler de caballerías entre otras, el calendario y los viajes realizados por las redenciones. Con ello hemos pretendido ofrecer la imagen más cercana y humana del esfuerzo real y concreto que supuso llevar a cabo cada una de estas redenciones.

6. — La libertad, en este mundo de frontera y confrontación entre la Cristiandad y el Islam, tiene un precio para aquellos que han sido víctimas de este enfrentamiento. Ante las partidas de rescate nos hemos preguntado: ¿en cuánto se tasa la libertad de un hombre?, ¿de qué depende esta tasación? Además, por otro lado, también nos hemos cuestionado: ¿qué tipo de cautivos se rescatan en estas redenciones?

7. — Una redención de cautivos implica, por distintos motivos y maneras, a una gran cantidad de personas. En este trabajo hemos estudiado los principales personajes que aparecen en los libros de cuentas y que sostienen la redención. Los hemos dividido en tres categorías: los principales agentes de la burocracia de cada una de estas redenciones, los bienhechores más importantes, y los agentes de las redenciones. En esta última categoría hemos fijado la atención en los frailes redentores y en el papel de los judíos en las redenciones. 

8. — Por último, hemos dado el título Por amor de Dios al apartado en el que hemos reflexionado sobre la motivación que impulsa a los religiosos a llevar a cabo esta labor tan arriesgada y tan controlada.

4. Conclusión

Con este trabajo no creemos haber agotado el estudio y las eventuales reflexiones que se puedan hacer sobre estos libros. Por eso, nuestro mejor aporte es ofrecerlos a la comunidad científica.

Aunque hemos presentado los textos como apéndice documental, ello no significa que no se hayan estudiado con profundidad y presentados con rigor. En este trabajo hemos dedicado mucho tiempo al estudio de la lengua del siglo XVI. La grafía y la riqueza de léxico de estos libros están muy distantes a la lengua de hoy.

Este esfuerzo, por otra parte, nos ha posibilitado el movernos con soltura entre la documentación del siglo XVI, pues gran parte de este trabajo de investigación es fruto de la consulta de material de primera mano, es decir, de los documentos inéditos de la época. Esto nos ha permitido dar un paso hacia adelante en la investigación.

Estamos convencidos de que estos textos constituyen una fuente de mucha utilidad para todos los estudiosos del Siglo de Oro español, tanto en el campo de la filología, como en el de la historia y en el de la economía, entre otros.

Por tanto, creemos que con este trabajo hemos añadido un pequeño eslabón a la cadena de la investigación, abriendo puertas a futuras investigaciones y continuando el esfuerzo de desvelar el corazón del hombre cristiano del siglo XVI.

Concluyo manifestando mi agradecimiento a esta Facultad, a mi director, a mis padres y familia, lejanos, pero presentes, a mi Orden y a todas las personas que me han ayudado y permitido llegar a este día. Y doy gracias a Dios por todos sus dones, pues sé que «si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles».

                                                                                                                               Enrique Mora González

* * *

La tesis recibió la calificación máxima de Summa cum laude y se aconsejó la publicación integral en el tiempo más breve posible. Ya se ha publicado, para la consecución del título, un extracto de la misma (E. Mora González, Fe, libertad, frontera. Los rescates de la Merced en la España de Felipe II (Redenciones de 1575, 1579 y 1583), Roma 2012 – Excerpta ex Dissertatione ad Doctoratum in Facultate Ecclesiasticae Pontificiae Universitatis Gregorianae). Su íntegra publicación, no obstante, saldrá en la colección Redemptionum Ordinis de Mercede Opera Omnia en dos volúmenes (edición crítica y comentario).

 

enrique.tesisresumen2

 

 

Macchina Fotografica  Fotos