AYUDAS AL INSTITUTO

AYUDAS AL INSTITUTO

 

 

La administración del patrimonio histórico-artístico eclesiástico es un hecho de civilización, que implica a la Iglesia en primer lugar. La Iglesia siempre se ha declarado “experta en humanidad”, ha favorecido en todas las épocas el desarrollo de las artes liberales y ha promovido el cuidado de cuanto ha sido creado para cumplir su misión evangelizadora. De hecho, «cuando la Iglesia utiliza el arte para sostener la propia misión evangelizadora, no lo hace sólo por razones de estética, sino por obediencia a la “lógica” misma de la revelación y de la encarnación» (Cf. Pontificia Commissione per i Beni Culturali della Chiesa, Lettera circolare sulla necessità e urgenza dell’inventariazione e catalogazione dei beni culturali della chiesa (8.xii, 1999), 6).